TEORIA DEL ADIESTRAMIENTO

Desde el principio, una relación BDSM se basa en el Conocimiento de uno mismo, del otro, de los deseos y necesidades de cada uno, etc., siendo preciso haber creado un ambiente cálido y acogedor en el que la confianza mutua fluya y ayude a expresarse libremente. La sinceridad y la comunicación son fundamentales, y una vez ganados el respeto y la confianza uno en otro, expuestos los deseos, gustos y fantasías, llegados a un acuerdo mínimo inicial, comienza el Adiestramiento.

El adiestramiento es ante todo el aprendizaje donde el Dominante comienza a ejercer el control que le ha sido entregado, con órdenes específicas, detalladas y claras sobre lo que desea llegar a poseer y observa la disposición del sometido a sus órdenes y deseos, la forma de ejecución, los tiempos, las dificultades que representa ése sometimiento y los recursos que la persona sometida emplea para salvarlas.

Para el ser sumiso es un momento difícil, hasta ahora la pulsión estaba ahí, el deseo de obedecer, de entregarse, estaba presente pero aún no era algo tangible y real, es ahora cuando los deseos y las palabras han de convertirse en acciones y ello le llevará a una serie de sensaciones y sentimientos, – muy frecuentemente enfrentados entre sí - que ha de aprender a equilibrar y manejar adecuadamente, con ayuda de su Dominante, para ser capaz de asumir y aceptar los cambios que, invariablemente, se producirán dentro de su ser.

La renuncia verbal a su libertad habrá sido más o menos dificultosa, pero es en éste momento cuando el ser sumiso toma verdadera conciencia de su condición como tal, de lo que significa la pertenencia a alguien que, desde ése momento tomará las decisiones, (por muy intrascendentes que parezcan a simple vista algunas de ellas) por él en muchas parcelas de su vida, si bien le permitirá, por las circunstancias personales o profesionales de cada uno, mantener el poder de decisión en esas otras áreas.

Un Buen Adiestramiento debe llevarse a cabo con paciencia y constancia, de forma sosegada pero continua, no debemos olvidar que el fin del Adiestramiento es inculcar en el ser sumiso unos hábitos de conducta, comportamiento y servicio con su Dominante.

El Adiestramiento y la práctica de un entrenamiento correcto desde el principio, va a proporcionar al ser sumiso la seguridad y los conocimientos básicos necesarios para servir de la forma más adecuada a su Dominante y acrecentará el deseo de superarse e ir a más, avanzando de la mano de su Propietario, dotando al ser sumiso de recursos suficientes que posibiliten, a medida que el tiempo transcurra, un uso cada dia más placentero para su Dominante, sin vacilaciones, dudas o temor a fallarle y fracasar.

Siempre atento a servir o ser usado según le sea indicado, con la mayor celeridad y corrección posibles.Adiestramiento-control es la fase de aprendizaje, esencialmente para el ser sumiso, pero también para el Dominante, que a través de los días, y las conversaciones, y por algunas indicaciones sencillas aprende a conocer los gustos, necesidades, tiempos y formas de reacción, y las respuestas del sometido.

El Adiestramiento ha de dotar, tanto al ser sumiso como a su Dominante de un espacio seguro en que la práctica de BDSM sea satisfactoria para ambos, y eso se consigue por parte del Dominante inculcando en su sometido los hábitos de conducta, rituales de tratamiento y prácticas que desea ver en adelante en su ser sumiso y en la clara explicación de cómo han de ser llevados a cabo para su plena satisfacción.

Al ser BDSM un camino sin fin, y por el que se ha de transitar con la mente abierta a nuevas enseñanzas, pero con una cierta seguridad, el tiempo que se dedique al correcto Adiestramiento nunca será tiempo perdido, es más, cuanto más se detenga un Dominante es esta fase, mejores prestaciones obtendrá de su ser sumiso y más rápido podrán avanzar en las siguientes sin tener que volver atrás, frecuentemente, para “refrescar la memoria” o tener que reeducar a su sumiso.

El Adiestramiento comienza con el Control, y éste debe ser simultáneo en tres áreas concretas:
.-
- Control Físico. Del cuerpo del ser sumiso, preparación, entrenamiento, adecuación, seguridad, etc.

- Control Mental. Dominio responsable, seguridad mental del ser sumiso, claridad de metas y objetivos. La realidad de lo posible.

- Control Espiritual. Fomentar y dirigir los deseos de sumisión de forma segura, hacerlos posibles y más compatibles a los del Dominante. Sentimientos y sensaciones. Comprensión y crecimiento mutuo.


.
.
.

.

.




Artículo completo en Didak (www.didak.info)

No hay comentarios:

Publicar un comentario